ORTODONCIA

La ortodoncia es la ciencia que se encarga del estudio, prevención, diagnóstico y tratamiento de las anomalías de forma, posición, relación y función de los dientes y huesos de soporte (maxilar y mandíbula); siendo su ejercicio el arte de prevenir, diagnosticar y corregir sus posibles alteraciones y mantenerlas dentro de un estado óptimo de salud y armonía, mediante el uso y control de diferentes tipos de fuerzas.

El afán por corregir los dientes apretados, irregulares o salientes es muy antiguo, pues hay constancia de que ya en el siglo VIII a.deC. Se intentaban solucionar tales anomalías.

El tratamiento de ortodoncia se puede realizar de dos maneras según el tipo de fuerzas que se apliquen, principalmente están:

  • La técnica mediante aparatología fija que está compuesta de elementos adheridos a los dientes (bandas y brackets) a los que se ancla firmemente unos finos arcos elásticos mediante un conjunto de ligaduras.
  • Los removibles, que permiten ser retirados de la boca por parte del paciente. Ello le permite quitárselos durante la higiene oral y en las comidas. Estos aparatos cuando tratan problemas dentales tienen sus indicaciones específicas que no suplen a la Ortodoncia fija, si bien solucionan algunas maloclusiones sencillas con un coste económico inferior y menos molestias para los pacientes. En cambio suelen ser ampliamente empleados en ortopedia de los maxilares con resultados muy diversos, pero siempre con mayor ámbito que la ortodoncia multibrackets. Se utilizan sobre todo como tratamiento en dentición temporal (temprana o infantil), donde determinados estados patológicos diagnosticados a tiempo pueden llegar a corregirse, hasta tal grado que el tratamiento en la dentición permanente sea muy específico o incluso innecesario.

En muchas ocasiones los pacientes precisan de ambas técnicas para la resolución de sus problemas dentales.

Una de las principales novedades de los últimos años en el campo de la ortodoncia es lo que se ha denominado ortodoncia invisible o sin brackets. Se trata de unas férulas fabricadas en  materiales similares al plástico, lo que permite que apenas sean perceptibles para los demás y se puedan quitar y poner siempre que sea necesario.

 Se fabrican distintos aparatos que el paciente irá cambiando en la medida en que se consiguen los objetivos establecidos (normalmente cada 3 o 4 semanas).  Los cambios entre uno y otro son pequeños, por lo que el paciente siempre estará cómodo con la férula.

Es ideal para todas aquellas personas que tienen un trabajo de cara al público y que no se han sometido a la ortodoncia al considerar que los brackets metálicos perjudican su imagen personal. 

Con la ortodoncia invisible no es posible resolver todos los casos de ortodoncia, pero sí pequeños apiñamientos y diastemas en los dientes. Es necesario valorar cada caso para saber si es posible solucionarlo con ortodoncia invisible.